H+D Logo

2008-2014 Filipinas: Convenio Apoyo al desarrollo humano sostenible y lucha contra la pobreza en comunidades de Bicol afectadas por el tifón Durián y en la isla de Mindanao mediante la mejora del sector agrario productivo, el fortalecimiento de la comunidad.

trazo

27/03/2018 - POR H+D

País: Filipinas
Socio Local: Philippine Business for Social Progress (PBSP)
Cofinanciador: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)
Convocatoria: Convenios 2007
Subvención: 5.420.000 €
Coste total: 6.907.857 €
Beneficiarios Directos: 47.650 familias de la isla de Mindanao y Bicol (240.000 personas) Periodo de ejecución: 4 años
Fecha de inicio: 15 octubre 2008
Fecha de finalización: 31 marzo 2014
Principal sector de actuación: Gobierno y sociedad civil, agricultura, pesca, educación y abastecimiento de agua.

Las acciones que se desarrollarán en el marco del Convenio “”Apoyo al desarrollo humano sostenible y lucha contra la pobreza en comunidades de Bicol afectadas por el tifón Durian y en la isla de Mindanao mediante la mejora del sector agrario productivo, el fortalecimiento de la comunidad escolar y el acceso y abastecimiento de agua potable”, implementadas por el socio local PBSP y con la asistencia técnica de un expatriado/a de H+D, incidirán directamente sobre las poblaciones más vulnerables en términos de pobreza en ocho municipalidades de las provincias de Albay, Camarines Sur y Sorsogón (Región de Bicol) y otras ochos de Agusan del Norte y Zamboanga en la isla de Mindanao a través del fortalecimiento de las capacidades organizativas y productivas. En concreto 47.650 familias de bajos recursos, o lo que es lo mismo cerca de 240.000 personas se verán beneficiadas con las acciones que se desarrollan en el Convenio.

El Convenio no solo apunta al plano individual de la pobreza mediante la mejora de las situaciones de carencia de oportunidades, capacidades y opciones para sostener un nivel de vida digno, sino también el comunitario mediante el fortalecimiento y empoderamiento de organizaciones de base.

En concreto las acciones irán dirigidas a:

1) Apoyar el sector productivo a través del desarrollo de microempresas, apoyando así la incorporación de las personas y colectivos más pobres en el circuito económico, a través de la creación/revitalización de ciento once (111) proyectos productivos.

La puesta en marcha tendrá seis componentes fundamentales teniendo en cuenta tanto la producción como la comercialización de los productos: (i) análisis de factibilidad y viabilidad (anexo) (ii) dotación de equipos y materiales necesarios, (iii) formación específica a los beneficiarios en cada uno de los sectores, (iv) capacitación en gestión y organización empresarial, (v) apoyo al desarrollo empresarial y, (vi) fortalecimiento de la capacidad de gesión e institucional a las organizaciones productivas.

Con esta acción se pretende que al menos 2.650 familias desfavorecidas de las municipales seleccionadas recuperen y mejoren el poder adquisitivo que perdieron como consecuencia del paso del Tifón Durian en 2006 e incrementen entre 2000 y 3000 PhP mensuales su renta y otras 1.200 lo incrementen en Agusan del Norte y Zamboanga. (Anexo: Diagnóstico – Estudios de factibilidad)

2) Fortalecer los procesos auto organizativos y de descentralización mediante el fortalecimiento integral de la comunidad educativa y el apoyo a las Unidades Locales de Educación de Agusan del Norte, Zamboanga y Bicol (Regional Officer y Divisions Officers),

Si bien las competencias que deben tener las escuelas en el marco de la descentralización están reguladas con claridad, estas no se pueden hacer efectivas debido fundamentalmente a la falta de recursos a ese nivel. Por tanto, teniendo en cuenta las prioridades establecidas por el Ministerio de Educación filipino (DepEd) y apoyando a las Unidades Provinciales de Educación de Zamboanga y Agusan del Norte, desde el Convenio se pretende apoyar la implementación de los Planes de Mejora Escolar (School Improvement Plan – SIP), los cuales son el último nivel de descentralización de la educación filipina.

En base a la solicitud realizada por las distintas Oficinas Provinciales de Educación y después de haber realizado un diagnóstico de la situación en cada una de las escuelas (Anexo 4), las actividades que se desarrollarán en el marco del Convenio irán destinada al fortalecimiento de los SIP y entre ellas cabe destacar: capacitaciones para la gestión y el buen gobierno de los centros escolares a través del apoyo a las organizaciones de Padres, Madres y Profesores (PTCA) dotación de equipos e infraestructuras, formación de profesores y asistencia con becas no monetarias a estudiantes de escasos recursos. (Anexo: Actas de reuniones- cartas de apoyo de Oficinas provinciales de Zamboanga y Agusan del Norte solicitando y agradeciendo el apoyo, diagnóstico de los centros escolares). De este modo, las actividades mencionadas fortalecerán el proceso de descentralización desde el nivel más cercano a la población, el centro escolar, desde la absoluta creencia que es en el nivel escolar donde se detectan las necesidades tanto de los niños y niñas que acuden a la escuela como de sus familias y la comunidad donde esta inmersa y que el aumento de las capacidades humanas redunda favorablemente en el fortalecimiento de la sociedad civil y en la lucha contra la pobreza.

Se espera que tras los cuatro años de implementación dos Oficinas provinciales de Educación cuenten con mejores recursos, al menos 150 PTCA hayan sido reforzadas y 38.000 familias desfavorecidas se estén beneficiando de los efectos directos de la acción.

3) Incrementar el acceso al agua potable como medio para mejorar las condiciones de salud de la población y fortalecer las asociaciones comunitarias de agua con el fin de aumentar las capacidades individuales y colectivas en 15 comunidades de Agusan del Norte y Zamboanga Sibugay para la gestión sostenible del recurso a través de la instalación de cuarenta sistemas de captación y distribución de agua salubre con sus correspondientes comités de gestión comunitaria. Con el desarrollo de esta acción se beneficiarán siete mil (7.000) familias.

Se destaca en primer lugar el valor del agua como condición que mejora la salud pública, pero subrayando cómo las condiciones higiénico sanitarias vinculadas al agua son elementos multiplicadores de calidad de vida y de progreso: al reducirse enormemente la mortalidad vinculada a las enfermedades asociadas al agua no potable, al mejorar la existencia de los niños que no se ven sometidos, por ejemplo, a las diarreas crónicas que limitan sus resultados escolares; al reducirse el absentismo laboral de los mayores por indisposiciones gástricas e intestinales, que superan en la medida de su acceso a una alimentación regular en la que el agua potable sea un elemento habitual; por mencionar aquellos afectos directamente a la supervivencia de las personas. A las que se pueden añadir las posibilidades y comodidades de ahorro de tiempos para llevar el agua hasta las casas, la multiplicación de efectos con respecto a la higiene y el aseo personal, a las posibilidades de lavar la ropa con mayor frecuencia, a las posibilidades de una limpieza más efectiva de las viviendas, etc.

En resumen, las acciones desarrolladas en el marco del Convenio pretenden incidir en el carácter multidimensional de la pobreza para mejorar la calidad de vidad de las personas incrementando la cobertura de las necesidades sociales básicas, el desarrollo del tejido productivo, la inserción de los más pobres en el circuito económico, la participación social y el fortalecimiento institucional. Para ello se cuenta con una organización local, PBSP, de contrastada experiencia institucional y vocación de permanencia con capacidades técnicas y humanas instalada, además existe un compromiso de H+D y de los actores institucionales locales en el desarrollo de esta zona, plasmado en un trabajo previo.

Durante los 3 primeros años del convenio y a fecha 31 de Diciembre de 2011 (un año antes de la fecha prevista para la finalización del convenio) podemos decir que los resultados obtenidos son los siguientes: ver ficha.