H+D Logo

2017-2019 República Dominicana: Promoción del crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible asociado a la cadena de valor del cacao en Yuma e Higuamo

trazo

El sector del cacao dominicano afronta retos como la débil organización de los productores, manejo técnico inadecuado del cultivo, deficiente tratamiento post-cosecha, limitado apoyo de las empresas agroindustriales, poca capacitación e investigación, escasa inversión en maquinaria y equipos tecnológicos, exposición a los intermediarios, etc. Todo ello sitúa a estas familias cacaocultoras en una situación de vulnerabilidad ante una fluctuación del precio del cacao dominicano.

28/03/2018 - POR Hmasd

País: República Dominicana
Socio Local: Fundación para el Desarrollo de la Juventud – FUNDEJUR y H+D República Dominicana
Cofinanciador: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)
Convocatoria: 2016
Subvención: 449.670 €
Coste total: 463.260 €
Beneficiarios Directos: 2.133 personas
Beneficiarios Indirectos: 10.057 personas
Periodo de ejecución: 24 meses
Fecha de inicio: 01 marzo 2017
Fecha de finalización: 28 febrero 2019
Principal sector de actuación: Empresas y otros servicios

El desempleo y la falta de servicios sitúan a las provincias de El Seibo y Hato Mayor entre las diez provincias más pobres de la República Dominicana.

La región Higuamo es la tercera más pobre del país con una tasa de pobreza del 57.2%, y la región Yuma la quinta, con una tasa del 52.0% según los datos del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Debido a que el cacao es la segunda fuente de ingresos del país, después del turismo, muchas familias productoras están abandonando los predios ganaderos como fuente tradicional de ingresos junto el cacao en la zona, para reconvertirlos en fincas de cacao. El sector del cacao dominicano afronta retos como la débil organización de los productores, manejo técnico inadecuado del cultivo, deficiente tratamiento post-cosecha, limitado apoyo de las empresas agroindustriales, poca capacitación e investigación, escasa inversión en maquinaria y equipos tecnológicos, exposición a los intermediarios, etc. Todo ello sitúa a estas familias cacaocultoras en una situación de vulnerabilidad ante una fluctuación del precio del cacao dominicano.

Con este proyecto queremos reducir esta vulnerabilidad aumentando los niveles de productividad económica de las familias cacaocultoras pertenecientes a las 26 asociaciones del Bloque N.3 de CONACADO (Confederación Nacional de Cacao-cultores Dominicanos) que comprende El Seibo, La Altagracia, Hato Mayor y San Pedro de Macorís.

Para ello realizaremos tres líneas de trabajo complementarias que contribuyan a la generación de ingresos vinculados a la cadena de valor del cacao en estas comunidades:

1º) Fortalecimiento de la capacidad comercial del productor mediante el fomento del asociacionismo y cooperativismo y sus ventajas como mejor precio de venta, acceso a ayudas y microcréditos, etc.; la visión del productor como pequeño/a empresario/a en la cadena de valor y beneficios del cultivo orgánico tanto en ingresos por venta como en sostenibilidad ambiental; liderazgo y equidad de género en el entorno organizacional.

2º) Fortalecimiento de las capacidades de emprendimiento de las familias cacaocultoras, especialmente mujeres y jóvenes y sus organizaciones, para la generación de ingresos a través de la producción y comercialización de productos derivados del cacao orgánico y otros productos agrícolas (agroindustria y producción artesanal como vino, mermelada, chocolate, jabones, cosmética, velas, etc.)

3ª) Promoción y dinamización del ecoturismo rural ligado a la cultura del cacao orgánico, a través de la mejora del servicio al turista en instalaciones, recursos humanos, marketing y publicidad de las dos rutas existentes (en El Seibo y Hato Mayor) y la apertura de una tercera ruta en Los Franceses-Miches (El Seibo) por tratarse de un negocio inclusivo que invierte el 70% de los beneficios en las comunidades cacaotaleras. Con la ejecución de las actividades, se garantiza la producción y venta de un cacao orgánico de mayor calidad y precio, que pueda además ser materia prima para la elaboración de sub-productos, los cuales serán vendidos en el mercado local a través de las rutas turísticas y comercios. A los dos años de ejecución, se habrá amentado el número de productores/as asociados, especialmente productores de cacao orgánico, que mejoran sus ingresos, se habrá potenciado capacidades de emprendimiento y empleo para jóvenes y mujeres del entorno cacaotalero, y se habrá desarrollado un ecoturismo sostenible que promueva la cadena de valor del Cacao orgánico en la región Este.


Noticia 01

12/03/2018

Colombia: campamento de formación de liderazgos juveniles

En la vereda Villa María (municipio la Unión) 50 jóvenes de los municipios del Tambo, Tangua, San Lorenzo, Berruecos y La Unión se dieron cita para abordar sus sueños, planes de vida y el contexto de cada uno de los territorios que habitan. Durante el encuentro se intercambiaron experiencias y sueños que generaron equipos de trabajo […]

09/03/2018

Colombia: construcción de reservorio de agua en el marco del convenio Paz con Equidad desde Nariño

A través de esta jornada los participantes se sensibilizaron de la importancia de almacenar agua de manera sostenible, así como también, exponer las distintas formas para la implementación, planeación y construcción de los tanques reservorios de agua con técnicas económicas, alternativas y comunitarias. Previamente se realizaron los cálculos para medir la cantidad de arena y cemento […]

06/03/2018

Valladolid: curso Comunicar en tiempos de desconfianza.

En un contexto de crisis de que afecta especialmente a las instituciones políticas, Rafael Rubio, Profesor e investigador sobre participación y nuevas tecnologías en la UCM y la Universidad de Navarra, impartió este curso en el que aportó distintas técnicas y herramientas para mantener y ampliar apoyos entre la opinión pública.

Ver más